castillos, palacios y mansiones unicas en el mundo


castillos y palacios






castillo de la Zuda En Tortosa baix ebre
castillo de la Zuda En Tortosa ( Tarragona )



castillo de los templarios
castillos arabes y templarios en España
España es el mejor país para los amantes de los castillos, pues el número de los conservados y su variedad artística, histórica y cronológica es enorme.

Esto es aplicable a los castillos cristianos ya que en los musulmanes prescindian de la torre del homenaje y en el caso de los alcazabas se convierten en verdaderas ciudadelas con multitud de torres y dependencias intercomunicadas.
El castillo es un edificio que respondia a la necesidad de defenderse en una época marcada por las guerras, las conquistas y el castigo y pillaje.

Por ello comenzaron teniendo un uso práctico y su arquitectura no aspiró a realizar algo bello, aunque realmente los hay, sino funcional. Con el tiempo, el castillo medieval a lo largo del tiempo  se convirtió en palacio.

Los elementos de la arquitectura de los castillos obedece plenamente a las condiciones necesarias para rechazar ataques:
Ubicación en alto. Los castillos medievales aunque podían ubicarse en diferentes lugares (roqueros, montanos, o en llano) preferían especialmente asentarse sobre un alto montículo o roca para evitar una de las formas de ataque del enemigo, el de construir túneles o minas bajo el muro para que su posterior hundimiento crease grietas en los muros. También encaramándose en altura se dificultaba el uso de bastidas o torres de madera móviles usadas por el invasor para saltar las murallas
Foso y barrera. En caso de no asentarse en alto, solía disponerse de un foso para alejar lo máximo al enemigo. Este foso era completado con cardos de hierro, estacas o cepos para impedir el paso de los caballos. Luego se construía una barrera exterior.

Espesor y altura de los muros. También es lógico que sus muros fueran de gran anchura y consistencia para resistir la percusión de  los proyectiles lanzados con catapultas. ademas los muros eran de gran altura para dificultar el acceso con escaleras.

Almenas y matacanes. Los muros de la mayoría de las dependencias estaban rematados por almenas. Otro elemento de defensa de los muros eran los balcones  o espacios salientes del muro, desde los que se tenía una situación alta y privilegiada sobre el enemigo que se agolpa cerca de los muros.

Puertas protegidas. Uno de los elementos arquitectónicos de los castillos más sofisticados eran las puertas. Para su defensa se usaron múltiples sistemas combinados entre los que destacamos el forrar la puerta con hierro para evitar quemarla .


castillo arabe en Tortosa
La actual Tortosa (Baix Ebre) pudo haber sido hace más de 2.000 años la enigmática ciudad de Hibera, un enclave estratégico a orillas del río Ebro que se disputaron cartagineses y romanos durante las Guerras Púnicas. Hasta ahora, de la ciudad de Hibera, que las tropas romanas asediaron pero nunca destruyeron, tan sólo se tenía constancia de su existencia por referencias en textos antiguos. El hallazgo de un muro en el casco antiguo tortosino, de parte de una gran estructura defensiva del siglo VII antes de Cristo semejante a una muralla, se ha convertido en la primera evidencia científica de que Tortosa antes que romana fue una ciudad ibérica, probablemente Hibera
castillo templario en Baix Ebre
restos de defensa del castillo de la Zuda
Tortosa fue posiblemente la ciudad de Hibera, capital del territorio ibérico de la Ilercavonia. Es muy probable que el asentamiento principal estuviera en la colina que actualmente ocupa el Castillo de la Zuda. Fue Dertosa bajo el imperio romano, ocupadada en el 714  por los musulmanes, en 1.035 Turtuxa se convirtió en reino de taifa (recientemente se han redescubierto los antiguos baños árabes en el barrio de San Jaime). Otra etapa de esplendor fue durante la edad media cristiana (conquista por el conde Ramón Berenguer IV en el año 1148)
Es una impresionant fortaleza , elevada  que domina la ciudad y el río Ebro constituyendo un escepcional mirador. Los romanos levantaron las primeras estructuras amuralladas pero fueron los musulmanes, bajo el mandato del califa Abderramán III, quienes dieron forma a esta fabulosa construcción que toma modernamente el nombre de la Zuda, un pozo de gran diámetro y profundidad. Alrededor de él se articulan unas galerias subterráneas que conserven restos de un antiguo molino y dos hornos.
Reconquistado por el Conde Ramón Berenguer IV (1147), el castillo pasó a ser residencia de los Montcada y de los Templarios como prueba de gratitud por la ayuda prestada durante la batalla.
Desde 1294, cuando la Señoría de Tortosa pasó a dominios de la Corona, la Zuda fue convertida en palacio real, añadiéndole nuevas salas y elementos defensivos. De entonces el ahora Parador de Turismo aún conserva tres soberbias chimeneas y cuatro grandes ventanales característicos del mejor gótico catalán.

En el acceso al castillo se puede contemplar un cementerio musulmán. De este se extrajo, en 1972, un epitafio (s. X) con referencias a un gobernador,  También se recuperó en el castillo una tapa de arqueta funeraria, de escritura cúfica, donde se citan versos del Corán

torres mediavales de vigilancia

Con los castillos venian las torres de vigilancia, aisladas fortificaciones, con un magnifico avistamiento optico, que servia para avisar al castillo de las incursiones de los enemigos, a tiempo para que las tropas del castillo tuvieran tiempo de prepararse, asi cuentala tradicion de las torres de " la carrova " y " Camp-redo " que situadas una a cada extremo del ro ebro, protejian la subida al castillo de la zuda, se cuenta que incluso las unia una cadena de torre a torre para impedir el paso de los barcos.

astillo templario al lado rio Ebro en Miravet

El Castillo de Miravet es una edificación del término municipal de Miravet. Situado en la cumbre de un cerro de unos 100 metros de alto, el castillo está considerado uno de los mejores ejemplos de arquitectura militar templaria de Cataluña.
El patio de armas del castillo de Miravet se divide en dos grandes recintos: el jussà (construido entre el siglo IX y el XI), recinto amurallado distribuido en tres niveles escalonados, de más de doce mil metros cuadrados; y el recinto soberano (del siglo XII), de unos 2.500 metros cuadrados, formado por una estructura poligonal con cinco torres, contrafuertes y un patio

La Torre del tesoro, contenía el archivo de la orden y su tesoro; la Torre de la Sangre se llama así porque la leyenda dice que allí fueran ajusticiados los seis caballeros templarios que no se quisieron rendir en el 1308 (en realidad se rindieron, aun cuando un par de días más tarde que sus compañeros, y nada más fueran hechos prisioneros)